sábado, agosto 10, 2013

sábado, agosto 03, 2013

Este domingo tenemos una cita en la XXVIII edición de Poesía para Vencejos. A las 17:30 horas en el castillo de los Bazán de Palacios de la Valduerna. Os esperamos.



sábado, junio 01, 2013

domingo, mayo 12, 2013

Un poema de un magnífico libro: Frutas y Banderas, del poeta Paco Moral.

Presentado por Pedro Antonio González Moreno, el pasado 19 de abril en el Café Comercial, en Madrid, este prodigio de amistad y ternura, de voz y de poesía. 

Podéis ver el vídeo de la presentación aquí






Aquellos pantalones

Era noviembre y lluvia,
y la memoria terca detrás de las pupilas
devastadas, heridas en mil lunas.

Y aquellos pantalones memorables
(piel de melocotón, los anunciaban
en el technicolor de las pantallas
en tristes cines de sesión continua,
siempre con dos películas.)

Un billete de metro, tres pesetas;
grasientos calamares, sólo quince.
Aún no había hamburguesas.

No queda más que un sueño, lo demás es recuerdo
del olor a zotal en las últimas filas
y el tacto de las blusas y el sexo entre los dedos,
el sabor de la sangre clavado en la garganta…

Y aquellos pantalones memorables.

miércoles, abril 10, 2013

Cinco días de agosto, de Carmen Ruiz Fleta

Todos tenemos una historia de amor por contar y la singularidad de la misma no radica en el itinerario, en las etapas por las que circula, esos recorridos suelen ser caminos comunes. La autora nos ofrece una guía, la invitación a zambullirte en una experiencia de cinco días pero, te lo advierto amigo lector, este vía crucis de una semana laborable puede ser engañoso, puede convertirse en un oráculo capaz de demostrar que tu historia de amor, esa por la que aún suspiras, sólo se encuentre a mitad de camino, un trayecto que puede durar entre un segundo y toda la vida  (Javier López Clemente)




Género Poesía 
Editorial Eclipsados 
ISBN: 978-84-15666- 66-0 

martes, abril 09, 2013

Uno no sabe en qué momento está más vivo, pero casi conoce con exactitud el momento en que se va la vida entre las manos.
Valgan, estas palabras improvisadas, para honrar la memoria de quienes hemos sido alguna vez.








Imagen: poema de "La mitad de la luz"

sábado, abril 06, 2013

"Los pasillos del edificio son interminables.

Ni un ruido en el ambiente salvo el eco de los pasos resonando sobre las losetas.
Decenas de puertas cerradas o entornadas, tan vacías como el ánimo que las transitan.

Es lúgubre el olor del hospital, la sustancia de su esencia, el dolor que traspasa sus paredes, las ilusiones perdidas de los enfermos terminales, de los peregrinos ocasionales que caminan por sus entrañas, errantes, deambulando como espíritus ausentes por las veredas de los camposantos.

Con la mente vagabunda y el cansancio cosido a la piel llego al rellano de los ascensores, donde seis fauces corredizas encierran los límites del cielo y la tierra.

Los celadores observan, indiferentes, mientras susurran con sus guantes ceñidos, dispuestos a sujetar los cuerpos inertes que reposan en el área de neurología.

En la planta quinta, habitación quinientos treinta y dos, se puede acariciar una mirada perdida.

Tu mirada perdida, madre"




De "Diario de improvisaciones". Tercer poemario de mi amigo José Luis Nieto Aranda. Editorial Celesta.




viernes, abril 05, 2013

"Luz de los escombros", de Manuel Pérez García. Por Miguel Veyrat.


Manuel García Pérez, joven poeta, filólogo, antropólogo y profesor de Orihuela dice en la contraportada del libro "Luz de los escombros" dedicado a la memoria de su padre: "La poesía ha sido siempre un ejercicio de autodestrucción en mi caso", para terminar el párrafo afirmando que "la vida es depredación y, en ese trance indómito, el hombre que contempla es el hombre que sobrevive.
Estos poemas que siguen, conforman la estremecedora última parte del libro titulada:

HENDIDURAS QUE LAS SERPIENTES HABITAN

   “Una vez, Brahms y Mahler se encontraban un verano en las cercanías de Ischl, (…) miraban fascinados el batir de las olas sobre las piedras; al final, Mahler levantó la cabeza y señaló hacia las pequeñas olas que seguían agitándose sin fin: -- ¿Cuál será la última?”

Alma Mahler.


I 

A esta escritura, devastándose,
fue atraído. Lo condujo a una neblina
que, a horcajadas sobre árboles
(sombras de encina que nos transitan),
sumerge sotos, volúmenes sin consistencia,
margosas ramblas, fósiles de serpiente en las hendiduras.

Si todo crepúsculo es sangre,
en ningún lugar 
extasía la vida más que en estos deshechos.

II

Las aves sortean fracturas del hielo,
divisan carroñas uncidas de luz,
a los hombres que ganan la carretera en silencio.

Por lo demás, hay otros que, cegados, abandonan,
quienes aprendieron la tenaz letanía:
La culpa es una carga demasiado ligera.
Bruñen de su sueño las mismas aves,
las otras brasas.

III

Al alba coagulan las ciénagas y mueren los elegidos.
La corriente arrastra las treinta monedas.
Un perro jadea bajo la soga, yacen otros
o sus prolongaciones de acero.
Las calizas los azogan, rumian desfiguras.


IV

Las anguilas se retuercen en la turba.
La mujer se elevó de las limosas orillas.
A nuestros vencidos siguió nuestro padre
y la ceniza que introdujo en su boca antes de marchar.
Todo sueño es una herida inescrutable,
no una rara ave que nos relumbrase.


V

El animal reflejado
eyacula mordiscos de luz.
En sus ojos acechantes,
una parturienta reposa
sobre grillos de tubérculo
antes de sorber el rojo escaramujo.
  

VI

Los que  llegaron conmigo nunca me dejaron solo,
escapamos al zarpazo de luz constante,
a la crepitación del roble, a quienes estrangularon
las ramas en aquellos desahuciados atajos.

¿Quiénes exclamaron
que entre nosotros no estaban los vivos?


VII

Tus manos olían a incienso.
Sentí el miedo entonces.
Litúrgicorealidad y alucinación
no saldrían jamás de mi boca.

Vacío estaba tu vientre
(cómo lo descubrimos) y el bosque nos invadió,
y nosotros, más ateridos,
con nudos en las muñecas,
fuimos acarreados hasta el promontorio.

  
VIII

Niega todo y sobrevive en este zarzal,
con sus ninfosis de mantis
y sus lanceoladas caléndulas.
¿No podrás velar acaso las brasas hipnóticas
o las hundidas piedras en el aljibe?
¿En qué margen divisaste el pájaro de sangre? 
Surgió de una somnolencia como otros utensilios
que proveen tus labios inconfesados.

IX

No descansan las enfangadas  raposas,
de soslayo vigilan émulas sombras,
acaso vislumbres de una hoguera.

Esa mujer que recupera el aliento
y muerde su cruz de plata
no recuerda qué es el descenso.
                                             

X

Los maizales crecían despacio
aunque el lodo fuera fecundo
(crecidas que nos arrasaron
por doquier antes de comprar la simiente).

Las manos curtidas de mi padre se vaciaron
y no pudo callar: “Aquí se acaba el cielo”.
Las viudas enmudecían
al recoger los podridos frutos.
“No habrá feria ni comida para los bueyes”.
El alba no era sonora y su luz nos consumió.

©Manuel García Pérez, "Luz de los Escombros" (Germanía, Alzira, Valencia 2013)





Se van las nubes.
En la lluvia, de pronto,
huellas de arena.




Imagen: © Maribel Grande

miércoles, abril 03, 2013

Las estaciones, cualquier estación: autobuses, ferrocarril, aeropuertos. No tanto lugares de paso sino áreas de descanso. Espacios a salvo del antes, del después; sin equipaje apenas y la utopía en los ojos. Por eso las amo. Esa moneda al aire todavía, esa fugaz certeza de que todo es posible.